A SAN DANIEL

Por: Rosalba Salaza Gallo

Al recordar la tierra
que un buen día
lleno mis ojos de la luz primera;
no puedo menos que hacerle un poema.

Un poema que encierre
sentimientos de antaño,
de pájaros y ríos
de cafetal florido,
de guamos y arenillos
con olor a molienda
de música de cuerda
En las noches de tienda.

San Daniel cabalgando
en una cima airosa,
donde ancestrales hachas
la hicieron majestuosa.
Allí donde los ríos
y caprichosos montes
una raza labriega y altiva,
¡ellos esconden!